Nokia quiere volver a nuestras vidas

El legendario fabricante finlandés quiere volver a nuestras vidas con el Nokia N1 una tablet de 7.9″ que encierra un procesador Intel, y con un diseño muy similar al iPad mini.

Tras la venta de su división móvil a Microsoft, uno de los productos más probable que podía ofrecer este año Nokia, era una tablet ya que en los acuerdos de la compra-venta, se establecía que no podrá comenzar a ofrecer smartphones hasta el 2016. Si bien unas gafas de realidad aumentada habrían supuesto una apuesta excesivamente arriesgada y con un retorno de inversión a más largo plazo (algo que no creo que encajase en Nokia), podría haber sido interesante el lanzamiento de algún  otro tipo de wearable, una pulsera o un reloj, pues habría supuesto lanzar un producto en un mercado incipiente y no saturado a diferencia del que comienza a ser el de los tablets.

Las apuestas de valor de Nokia son un buen diseño, acorde al que presentan los terminales de alta gama, un procesador de altas prestanciones, Intel Atom Z3580 (¿podría suponer la posibilidad de una alianza con Intel para el lanzamiento de productos de IoT aprovechando la tecnología Intel Edison?); 32 gb de memoria, una batería por encima de la media; última versión de android con su Launcher Nokia Z,  y todo por un precio estimado de 250 dólares, por debajo de otros dispositivos de similares características. Pero puede que la mayor baza de Nokia esta vez no se centre en el producto, sino en la distribución, porque el N1 será lanzado primero en China, y después Rusia, para continuar con Europa. La apuesta es clara, mercados menos saturados, producto con un precio competitivo pero con altas prestaciones… ¿Será capaz de hacer frente a los phablets y a los fabricantes locales?

 

Deja un comentario