Madeby, no es hablar sólo de Pixel

Parecía que el #Madeby de Google, el pasado 4 de Octubre, iba a ser principalmente, la presentación del nuevo smartphone Pixel, y algún que otro dispositivo según los rumores que recorrían la red. Aunque Sundar Pichai, en sus trece minuntos de intervención, dejó claro que no sólo se trataba de hardware, sino que el Madeby era una demostración de lo que ya es una realidad, la computación ubicua.

La madurez en el sector del smartphone

No voy a habar de Pixel de sus características técnicas, realizar una comparativa con el iPhone 7, o con Samsung Note 7, o cualquier otra marca. Creo que en estos días, ya se ha escrito suficiente noticias, articulos, entradas sobre este tema ( os dejo un par de links por si estuviéseis interesados), y por otro lado el mundo de los smartphone me ha saturado, y creo que no soy el único.

La realidad es que el lanzamiento de un nuevo smartphone, sea de la marca que sea, no es como era hace algunos años. Sin lugar a dudas hay que reconocer que son auténticas obras de ingeniería, y cada año nos sorprenden con mayor potencia, mejor óptica, incremento de la resolución de la pantalla, mayor usabilidad…  pero se han convertido en bienes fungibles.  El mercado del smartphone, ha entrado en madurez, al igual que le ha ocurrido con otros dispositivos (como le ocurrió al pc). Por ello en los últimos tiempos nos encontramos con pocas evoluciones disruptivas, y una demanda casi saciada, movida principalmente por la sustitución de dispositivos antiguos. Una mezcla que azota los balances de los fabricantes, mientras vemos una progresiva concentración del mercado y una polarización de los consumidores, entre gamas altas y gama baja.

Cuando me enteré que Google  se iba a dedicar a fabricar smartphone, realmente no sabía que postura adoptar. ¿Por qué  dejar el modelo que ha mantenido hasta ahora de alianzas con distintos fabricantes para lanzar los dipositivos nexus? A día de hoy creo que han sido por dos motivos. En primer lugar, seguir luchando contra la fragmentación de Android, gran desventaja frente a Apple, y en segundo lugar, reposicionar  los diseños de Google, en la gama alta, como ya intentó, sin fortuna, con el Nexus 6. No podemos obviar que desde casi el comienzo de la era de Sundar Pichai, Google se está esforzando en posicionar marca, productos y servicios, para dejar de ser sólo una marca de geeks.

Cuando todo tiene una finalidad

Pixel ha sido una decisión táctica dentro de una plan estratégico y muestra es que el CEO de Google, no ha centrado su discurso en el ansiado smartphone. Comenzó mirando al pasado,  remarcando los grandes hitos que han marcado la era de las tecnologías de la información, y lanzando un mensaje claro: Google desde su nacimiento, nos está acompañando, en mejorar y facilitar el acceso a la información. Mensaje el cual se encuentra en  el ADN de la tacnológica, ya que leyendo su misión nos encontramos con la siguiente declaración “Organizar la información del mundo y hacerla accesible y útil de forma universal“.

En los 90, 2000, el objetivo era permitir a cualquier usuario acceder a la información de la web. A partir de los 2000, con la aparición de la web 2.0, redes sociales, el usuario prosumidor, la movilidad… las necesidades del usuario, ya no solo era la explotación de la Internet, si no el acceso a “su Internet”. Y Google  lleva décadas organizando y estructurando información, es por ello, que van a aprovechar todo ese conocimiento y toda la tecnología desarrollada (page rank, knowledge graphs…) para ayudarnos a explotar nuestra información.

Pero Sundar no se quedó ahí, también  manifestó el cambio en el acceso y  explotación a nuestra información. El ratón, el teclado, los comandos estructurados no naturales… comienzan su ocaso. Hacer la información accesible, supone mejorar la experiencia de usuario para obtenerla, y es aquí donde entramos en la inteligencia artificial y el machine learning, y los de Montaview  llevan años trabajando en el reconocimiento de imágenes, procesamiento del lenguaje, el reconocimiento de voz…  Es por ello que el  hardware se convierte en la capa física, a través de la cual, el conglomerado de algoritmos y datos que compondrán  nuestros asistentes virtuales, nos ayudarán a solventar dudas, organizar nuestro día. 

Google Assistant (el cual ya podemos disfutrar en  la app Allo) es un paso natural dentro de la consecución de la misión de Google, y la confluencia de la tecnología, y servicios que la compañía ha ido desarrollando a lo largo de su trayectoria.

Tu Google personal, siempre preparado para ayudarte

Sin duda, los de Montainview ha resumido con este claim (It’s your own personal Google, always ready to help) de una manera perfecta lo que brinda su asistente virtual: acceso personalizado a toda la información (externa o propia) e interacción a través de un ecosistema de dispositivos (móviles, altavoces, televisores. wearables…) para ejecutar acciones por medio de lenguaje natural. Lo que nos brindan es la posibilidad de interactuar, las 24 horas del día, con el mundo digital, de una manera no estructurada y descentralizada, y pudiendo generar repercusiones en el mundo físico (reserva en un restaurante, compra de productos, solicitud de un uber…).

Madeby, no trataba sobre un smartphone, un router, un altavoz inteligente o unas gafas de realidad aumentada. Madeby, giraba en mostrar el comienzo de un ecosistema de servicios y productos que nos llevan a un nuevo nivel nuestra relación con la tecnología y la información: La computación ubicua.

 

Deja un comentario