¡Hola! Soy Agustín y éste es mi blog.

Creo que esta sección puede ser la más complicada de todas. ¿Qué escribe uno de sí mismo? y ¿por qué la gente utiliza la tercera persona para hablar de  ellos en estas secciones?

Bueno, como te iba diciendo, éste es mi blog, donde voy a escribir sobre dos de mis grandes pasiones: el mundo de la empresa; y la tecnología.  Creo que esta frase puede echar ya  para atrás a muchas personas, pero espero conseguir plasmar un enfoque que te pueda interesar. No pretendo, inundarte con datos y gráficos, utilizar una jerga excesivamente técnica. Hay grandes profesionales y comunicadores que escriben sobre estas temáticas, con mayor o menor profundidad, complejidad o  rigurosidad académica. De los cuales, algunos encontrarás citados en mis entradas.  Aquí, simplemente quiero compartir contigo algunas reflexiones sobre mi forma de ver el mundo. Por formación, por experiencia laboral, por curiosidad, por vivencias, siempre he estado rodeado de estos temas, y creo que tú también.

Las organizaciones, ya sean empresas o se constituyan de otra forma (ONG; asociaciones; fundaciones; cooperativas; comunidades, asambleas de vecinos…)  nos acompañan a diario. Son las organizaciones las que nos traen electricidad a casa cada día; las que nos permiten comprar alimentos en vez de criarlos/cultivarlos nosotros mismos;  las que escriben y graban las series que disfrutamos capítulo a capítulo; las que tratan nuestra enfermedad; las que educan a nuestros hijos… es una lista sin fin. Y es que el ser humano es social,  somos sociales, necesitamos agruparnos para conseguir fines mayores a los cuales no podríamos aspirar de manera individual.

Si las organizaciones nos acompañan, la tecnología nos inunda. Desde que nos despertamos hasta que nos acostamos estamos utilizando tecnología, y concrétamente las tecnologías de la comunicación y la información, han supuesto una revolución vital. La sociedad de la información ha llegado, y es social, todos podemos formar parte del proceso de creación y difusión de información. A través de nuestros numerosos dispositivos nos conectamos a la nube para recibir, crear, modificar y compartir información. Pero la información ya no es sólo información económica, financiera, política o de sucesos… ahora la información es nuestra información  son nuestras experiencias, nuestras opiniones, nuestras vivencias, la cena del pasado viernes, el viaje a aquella playa…

Como individuos, con mayor o menor velocidad nos vamos adaptando a los cambios que nos brinda la tecnología, pero y ¿nuestras organizaciones?. ¿Están nuestras empresas, comunidades, asociaciones… adpatándose  a estos cambios con nuevos modelos de negocio que les permita explotar todas estas nuevas posibilidades?

Si he conseguido que te sientas interesado con esta pequeña reflexión, te animo a aventurarte a leer cualquier entrada, porque creo que podrías disfrutar con ella.