A Sansumg no le salen las cuentas

Samsung ha hecho público los resultados del tercer trimestre del 2014, los cuales muestran una caída tanto del beneficio neto como de las cifras de ventas, siendo la principal responsable de estos resultados la división de informática y comunicaciones (Samsung Electrics) y concrétamente los dispositivos móviles.

Unos resultados esperados

El hecho que la cotización bursátil de Samsung Electronics no se desplomase tras la publicación de los resultados muestran que las expectativas de los inversores eran mucho más pesimistas, no obstante los resultados de julio-septiembre, vuelve a reafirmar el análisis del trimestre anterior: una gama alta que no puede hacer frente al iPhone (como vuestra la tímida introducción en el mercado del S5), y la llegada de nuevos competidores, principalmente chinos, con terminales a precios más ajustados, han supuesto para el gigante coreano una caída de las ventas un 32,8%, que a nivel de beneficio operativo ha supuesto un decremento del 73,9% en términos interanuales, debido a la reducción de los precios de venta y al incremento de los costes de estructura.

Como tarea pendiente para el 2015, centrarse en mejorar la competitividad de todas las gamas y especialmente como comentó el vicepresidente senior Kim Hyun-joon ante los analistas “el mercado de gama media-baja está creciendo rápidamente y tenemos la intención de responder activamente para capitalizar ese crecimiento”.  No obstante, en Samsung son conscientes que a parte plantear acciones corto placistas, es necesario trabajar en la consolidación de los aspectos fundamentales del negocio para asegurar así un crecimiento y una rentabilidad sostenibles a medio y largo plazo… ¿pero cuáles son esas medidas?

La estrategia de diferenciación

Samnsung quiere enamorar a sus clientes, al igual que hacen Apple y Google. Es consciente que llevar el mismos sistema operativo que otros fabricantes, y especialmente cuando estos compiten en precio, supone un factor crítico para la diferenciación y un buen posicionamiento de sus productos. Por ello, hemos visto junto a su tradicional política de inundar el mercado con numerosos tipos de dispositivos (no hay que olvidar el éxito del segmento de phablets, hasta el punto que Apple ha lanzado el iPhone 6 plus),  como paulatinamente han llevado a cabo medidas para tratar de dotar de un valor diferencial a sus dispositivos, desde una alta customización de Android, la inclusión de sus propias apps desde fábrica, un market propio de aplicaciones, o la búsqueda de la interconexión de los diferentes dispositivos y electrodomésticos de su marca… Fórmulas que hasta ahora no han terminado de generar todo el impacto deseado y que  han determinado la búsqueda de fuentes de innovación fuera de su compañía. A este hecho, hay que añadirle una antigua disputa que parece que en los últimos meses se está agravando: la lucha de Google contra la fragmentación de su sistema operativo.

La principal crítica al ecosistema de Android es la fragmentación que sufre, pues la gran diferencia que existe entre las versiones del sistema operativo que instalan los fabricantes afecta tanto a la experiencia de usuario como a la complejidad en el desarrollo. Ámbitos donde el principal competidor, iOS, destaca sobresalientemente, y donde Microsoft, aún desde una posición muy rezagada en el mercado, está trabajando con su Windows 10. Razones por las que Google quiere poner fin a esta crítica, incrementando los requisitos que deben ser cumplidos por los fabricantes que quieran construir dispositivos con Android y que abarca desde la instalación desde fabrica de determinadas apps del propio Google, el aseguramiento de la compatibilidad con otras apps aunque no estén precargadas, la ubicación en el menú de determinados elementos, un guía para los comandos de voz, lanzadores (triggers) de eventos… medidas a las cuales Samsung siempre se ha mostrado contraria y en ocasiones han supuesto una situación de tensión entre ambas compañías, pues la homogenización supone una limitación para la diferenciación de los dispositivos Galaxy.

Época de cambios

Samsung es consciente de los cambios que se están produciendo en el mercado, por ello, ha comenzado toda  una serie de medidas (compra de startups como Smartthings para crear el hogar digital, potenciando los Centros de Innovación Abierta, para el desarrollo de apps y servicios alineados con los consumidores) en busca de poder hacer frente a un entorno que, trimestre a trimestre, se le presenta más hostil que hace 2 años cuando se encontraba como el fabricante con mayor cuota de un mercado en expansión. El mismo mercado que ha acogido con fervor el lanzamiento del nuevo Nexus 6, demostrando la existencia de usuarios abierto a la adquisición de terminales de gama alta con Android.

Deja un comentario